Mi recomendación para Sant Jordi 2017

Para este Sant Jordi os recomiendo otro libro, de nuevo relacionado con el periodismo, pero también con la vida real que nos toca vivir y a veces sufrir. Se trata de Entre Tiburones que edita El hombre del tres (Nedant entre taurons en la versión en catalán, editado por Empúries), del periodista holandés Joris Luyendijk. Se trata de una descarnada investigación sobre el mundo de la banca, centrada en la City londinense pero que en realidad uno sospecha que se puede extrapolar a cualquiera de los centros financieros del mundo. La investigación es diferente y el resultado, escalofriante…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A raíz de la crisis financiera iniciada en la década anterior, Joris Luyendijk recibió el encargo por parte del diario británico The Guardian de indagar sobre la banca de Londres y su parte de culpa en todo lo sucedido. El encargo se le hizo a él porque antes había realizado en su país una investigación sobre los coches eléctricos partiendo de un punto de vista diferente: el de un ciudadano corriente, ignorante de casi todo lo que tiene que ver con ese tema pero deseoso de saber más. El proceso fue una cadena de entrevistas con expertos sobre el tema que se iban vertiendo en un blog y en el diario y que fueron conformando un flujo de información en el tiempo que se iba retroalimentando con la participación de mucha más gente.

Con ese mismo método, Luyendijk afrontó la investigación sobre el papel del poderoso mundo financiero de Londres en la gestación de la crisis, papel que a gran parte de los ingleses (como en casi todo el mundo con el resto del sector financiero) se les antojaba de responsabilidad. A partir de estas premisas, la investigación nos lleva por un tortuoso camino en el que impera el código del silencio, nadie quiere dar su nombre ni ser identificado de ninguna forma, pero poco a poco se avienen a explicar la parte del pastel que ellos conocen. Y el resultado de dos años largos de trabajo (entre 2012 y 2014), entrevistas, blog y comentarios de los lectores, es demoledor.

Sólo un apunte para abrir boca: el día de 2008 que estalló la crisis de Lehman Brothers, en Estados Unidos, estuvimos tan cerca del colapso financiero mundial (igual a caos y desorden garantizados en cualquier rincón del planeta) que hubo más de uno en la City que llamó a casa para encargar a la familia que hiciera acopio de provisiones, efectivo y/o oro y abandonaran inmediatamente la ciudad…

Y lo peor quizás no es lo que se va averiguando a lo largo de las 250 páginas, sino la conclusión a la que se llega: los parches que se han puesto hasta ahora para intentar que otra crisis de estas características no vuelva a pasar son ineficaces y la banca y el sistema financiero continúan funcionando bajo las mismas estructuras y con los mismos condicionantes. La tormenta perfecta.

Anuncios

En La Vanguardia y RAC1

Día intenso, primero el compañero de La Vanguardia, José Polo, publica en la versión digital del diario barcelonés un resumen de mi investigación sobre el documento desclasificado de la CIA que probaría la presencia de nazis en l’Hospitalet del 1947, gestando una posible acción de guerra bacteriológica. Por supuesto, el redactor me había avisado y, correctamente, citó la fuente, el programa de TV L’H, ZOOM IN, en donde destapamos el asunto, y a mí. Aquí podéis leer la noticia.

 

El tema en La Vanguardia digital

 

Y por la tarde, la emisora RAC1, la emisora del grupo Godó, se hizo eco también del tema y sostuve con Toni Clapés y su equipo una entretenida entrevista. Aquí podéis escuchar la entrevista en Versió RAC1 (a partir del minuto 14, aproximadamente).

Dos de las diez noticias más vistas en 2013 en el portal lhdigital llevan mi firma

En dos de las diez noticias más vistas en el canal de noticias de l’Hospitalet lhdigital.cat durante el año 2013 se encuentra mi firma.

La primera de esas noticias habla de una promoción de pisos construida por La Caixa en la zona de Collblanc. La información del canal de internet la elaboró mi compañera Núria Toril en base a la noticia que monté yo para Televisió de L’Hospitalet. Ésta ha sido la tercera noticia más vista del 2013, según el listado hecho público por el equipo directivo de los medios de comunicación municipales de l’Hospitalet.

La segunda de las noticias fue elaborada totalmente por mí y ha ocupado el noveno puesto. Se trata del estudio sobre los nombres impuestos a los bebés de l’Hospitalet en los últimos quince años. He actualizado recientemente el gráfico interactivo que lo acompañaba con la inclusión de los datos de los nacimientos de 2012. En este enlace se puede ver ese gráfico interactivo con los últimos datos incluídos,que preparé con el programa Tableau, (tal y como expliqué aquí) .

Participar en dos de las diez noticias más vistas de 2013 en los medios municipales es, para mí, un éxito personal.

Dos libros sobre periodismo de datos para Sant Jordi 2013

Este año, por Sant Jordi, recomiento dos libros del que ahora denominan ‘periodismo de datos’. Son dos libros en inglés, surgidos de dos de los foros que más y mejor han trabajado este tipo de periodismo basado en estadísticas, números y datos: el portal Flowingdata y el rotativo The Guardian.

Visualize this

El primero es Visualize This: The Flowing Data Guide to Design, Visualization, and Statistics, publicado en 2011 por Nathan Yau, el responsable de la web Flowingdata. Como indica el subtítulo del libro, es una guía práctica al diseño, la visualización y la estadística. En efecto, es un libro muy práctico, sobre todo para los dos últimos ítems. Yau repasa las principales herramientas al alcance del periodista para explotar los datos numéricos y extraer de ellos gráficos para nuestras noticias. Nos habla sobre todo de R, Javascript, Protovis, flash o Modest Maps, aunque también alude y comenta muchas otras opciones similares que uno puede ojear si busca algo diferente.

A la vez que repasa las herramientas disponibles, también nos da una clase de estadística elemental y nos enseña toda la panoplia de gráficas más usuales para visualizar los datos, explica para qué tipos de datos son más útiles y pone constantemente ejemplos de su uso. Además, los ejemplos los va creando paso a paso y de forma muy clara y básica. Es posible, incluso, adaptar el código que se ofrece en el libro para los proyectos propios.

Sé que Nathan Yau acaba de lanzar un segundo volumen en esta misma línea, Data Points: Visualization That Means Something , aunque aquí pone un mayor énfasis en el proceso que nos lleva desde los datos a su visualización y a la elaboración de la noticia.

Los hechos son sagrados…

El segundo de los libros es más conceptual. Lo acaba de publicar Simon Rogers, el responsable del blog de datos del diario británico The Guardian, una organización pionera en la implementación de este tipo de periodismo. Facts are Sacred (Los hechos son sagrados) responde a la divisa de la empresa, dictada por C.P. Scott, el editor del diario  en 1921, y según el cual “los comentarios son libres, pero los hechos son sagrados”. Todo un manifiesto periodístico con el que se inicia el libro.

Facts are sacred

En esta obra, Rogers muestra la filosofía de su medio respecto al periodismo de datos, un fenómeno que hoy es ensalzado como una gran novedad en la era de la información, de las industrias digitales, de las finanzas y del comercio. Sin embargo, recuerdan que no es tan nuevo aunque, eso sí, tiene una cara moderna que han intentado practicar en los últimos años y cuyos mejores logros han reunido en esa publicación.

Facts are Sacred compendia los mejores trabajos del datablog de The Guardian, pero también muestra su filosofía, su defensa de la transparencia de las administraciones públicas a la hora de facilitar libremente los datos que manejan, y también de su política de compartir todos los datos con sus lectores/seguidores para que ellos mismos puedan colaborar en la mejora del tratamiento final e, incluso, elaborar su propia propuesta de visualización a partir de ellos.

Aunque los trabajos que se muestran tienen una cierta tendencia a todo lo relacionado con el mundo anglosajón, el libro es interesante para entender qué se está haciendo en estos momentos en los grandes medios con el alud de datos puestos en circulación desde múltiples fuentes (tanto oficiales como privadas). Wikileaks, los Juegos Olímpicos de Londres o las guerras de Iran, Irak o Afganistan son algunos de los muchísimos trabajos expuestos en el libro a lo largo de sus 311 páginas. No faltan por enmedio las teorizaciones y las conceptualizaciones sobre el periodismo de datos, pero, en comparación con el resto del material recogido en el libro, son píldoras en un botiquín pleno de gráficos y destacados.

Dos libros recomendables sin duda para aquellos interesados en introducirse en esta disciplina en alza en el mundo periodístico. Mucho más práctico el primero (que a mí me sirvió como punto de partida para empezar a navegar en estos mares), y mucho más basado en el trabajo real del día a día de los grandes medios el segundo (aunque esto no quiere decir que en algunos casos uno no pueda intentar abordar temas de según qué calado por sí mismo…).

Por cierto, estos libros son un buen complemento a uno de los que comenté hace ahora un año, el de Alberto Cairo, El arte funcional. Infografía y visualización de la información.

ENLACES

Una revisión en video del libro de Rogers, Facts are sacred, realizada por Florencia Coelho, una de las periodistas del equipo de datos del diario argentino La Nación

//

//

Ni mafia ni (sólo) china: una reflexión sobre el tratamiento informativo de la Operación Emperador

La denominada Operación Emperador contra una importantísima red de blanqueo de dinero y evasión fiscal ha dañado con fuerza la imagen de la comunidad china en España. El desacierto al utilizar con profusión por parte de los medios de comunicación la expresión ‘mafia china’ para referirse al grupo encabezado por Gao Ping debería procurar una reflexión sobre cómo se tratan aquí los temas relacionados con la nueva ciudadanía. Por desgracia nuestra visión de hoy no está tan alejada de la que ahora nos hace sonreir al ver carteles como el de esta película de 1961.

Cartel de la película El terror de la mafia china

El Diccionario de la Lengua Española define en su segunda acepción la palabra mafia como “cualquier organización clandestina de criminales”. Es una definición tan vaga que cualquier grupo de delincuentes, al ser por definición clandestino y formado por criminales, podría ser catalogado de mafioso. Es inaudito que el diccionario de la RAE no delimite mejor este vocablo. Me convence más la definición que da el Diccionario de la Lengua Catalana. Traduzco: “Asociación de carácter criminal que utiliza métodos de represión e intimidación en defensa de intereses privados y que se mantiene gracias al miedo y a los prejuicios de la población”.

En el asunto de la trama encabezada por Gao Ping, se ha utilizado profusamente la expresión ‘mafia china’ para denominar al grupo principal de presuntos delincuentes responsables. Sin embargo, desde el primer momento aparecieron implicados junto al grupo de ciudadanos de origen chino un buen número de personas de origen español sin los cuales la trama no habría funcionado, gracias también al descuido obvio de los responsables del control de fronteras. Y más adelante, incluso se ha rebajado el papel de la trama liderada por Gao Ping a una cliente más en una trama europea de mucho mayor calado encabezada presuntamente por el ciudadano belga François Leiser, junto a su hombre de contacto en España, el melillense Isaac Cohen. Por tanto, si se calificó con el adjetivo de china a la presunta ‘mafia’, ya de entrada no era un término demasiado ajustado a la realidad.

Por otra parte, el término ‘mafia china’ tiene un significado muy grave entre los ciudadanos chinos, aquí o en su propio país, y comporta, entre otros, miedo a extorsiones, chantajes y presiones que, en palabras de Julia Zhang, directora de la Asociación Cultural Nihao, no se corresponde con la realidad que viven en España los ciudadanos de origen chino. “Lo de la mafia china se debería eliminar totalmente de los reportajes, yo llevo diez años aquí y jamás he oído hablar de ningún negocio chino que haya tenido que pagar una extorsión” – explica Zhang de forma muy gráfica en este programa de La hora de Asia (RNE) dedicado al tema. Advierte que desde China, su familia se preocupa por algo que aquí no es real.

Las informaciones sobre la nueva ciudadanía

Una de las reglas de oro del periodismo para el tratamiento informativo de la inmigración es la que pide no tratar a las personas inmigradas como un colectivo homogéneo, sino teniendo en cuenta su diversidad. Dichos colectivos suelen ser tan poco homogéneos como la sociedad que los acoge, y cuanto más tiempo pasa mayor es la diversidad, sin duda. Si se utiliza la expresión ‘mafia china’ muchas personas tenderán a identificar la parte por el todo.

Por supuesto que hay delincuentes de origen chino, como los hay españoles, pero la palabra mafia sugiere algo más oscuro e intrincado y dispara el imaginario popular hacia los tópicos sobre los ciudadanos chinos que no debemos alimentar y que ya están demasiado extendidos (Julia Zhang ha dado clases de cultura china a la policía española y recuerda que incluso los mismos policías comparten los prejuicios y estereotipos sobre los ciudadanos de origen chino). La mayor parte de estos ciudadanos son honrados, como la mayor parte del resto de habitantes de este país. Se deben evitar los enfoques que sitúen líneas divisorias entre unos y otros puesto que la sociedad somos todos.

El tema no es baladí, Zhang y otras fuentes hablan de las consecuencias de todos esto: descenso e incluso ventas nulas en algunos negocios de sus compatriotas tras el escándalo en la prensa; insultos a los niños, a los que se trata de hijos de mafiosos; pancartas… Esperemos que sea temporal, pero es muy fácil en momentos así retroceder gran parte de lo que se ha avanzado con gran dificultad en temas de esta naturaleza.

Coincido con Ángel Villarino, el autor del libro ¿Adónde van los chinos cuando mueren? que desmonta los tópicos alrededor de este colectivo, en que sería más propio en este caso hablar de un fraude fiscal de un importador que no paga todos los impuestos que debe pagar, o de un evasor de dinero, y no de mafia china. Otras expresiones como ‘trama’, ‘red de blanqueo’ o ‘fraude’, si se quiere personalizado con el nombre de su principal dirigente, Gao Ping, serían más afortunadas para designar este caso. De hecho, se advierte una cierta tendencia hacia la utilización de este tipo de expresiones en las informaciones periodísticas a medida que pasa el tiempo, aunque sin abandonar del todo el uso de la desafortunada expresión alusiva a la mafia.

El problema no ha pasado inadvertido ni para el Gobierno chino, que a finales de noviembre envió una delegación diplomática para pedir a las autoridades que en sus comunicaciones diferenciaran claramente a los protagonistas de la trama delictiva para que no se identifiquen al resto con la mafia.

Esta entrada es compartida en mi otro blog, Con mi sombra somos tres, en donde se ha publicado originalmente.

ENLACES:

Encuesta del portal Iberchina sobre la Operación Emperador

– Artículo publicado en el portal del Grupo de Investigación Interculturalidad de Asia Oriental – INTER ASIA: Estereotipos y racismo en la cobertura del operativo policial”

Entrevista a Julia Zhang en Periodista Digital TV (en video)

Primer reportaje para Televisió L’Hospitalet

Esta semana se ha emitido en TV L’Hospitalet mi primer reportaje. Lo podéis ver enlazado en la foto inferior (clicar en la foto del reportaje relacionado que se abre a continuación en el portal de internet). El tema ha sido el 40 aniversario de la inauguración del Hospital Universitario de Bellvitge, y ya tengo otros dos reportajes en espera, aunque la de hacer piezas para televisión no es mi tarea más determinante en el nuevo esquema de los medios de comunicación de L’Hospitalet. Ahora, además de aportar contenidos para la televisión y de apoyar a la confección de contenidos para el canal LHdigital, me encargo especialmente de temas relacionados con la gestión y tratamiento de las fotografías y de hacer, dentro de nuestra modestia, cosas relacionadas con datos, gráficos, infografía y similares, como esta.

Ahora que casi hace un mes que el proyecto está en marcha en su totalidad, se puede hacer un primer balance de cómo estamos funcionando en los medios de comunicación municipales de L’Hospitalet, después del importante cambio de rumbo que nos vimos obligados a tomar el pasado verano.

En primer lugar, considero que se está haciendo un producto profesional y digno, fruto del trabajo todos. Tras un par de meses de intenso reciclaje, centrado especialmente en conocimientos de televisión, hemos sido capaces de anteponer nuestra profesionalidad a todas las turbulencias que generaron los muchos meses de incertidumbre laboral. Y seguimos aprendiendo. El producto es profesional, útil y competitivo. Y seguirá mejorando todavía más, estoy convencido.

Dicho esto, no puedo ocultar las dificultades técnicas a las que estamos sometidos, con equipos antiguos de difícil mantenimiento que mimamos a toda costa porque si caen… La responsable técnica y su departamento han vivido y siguen viviendo unos meses que supongo que no desean a nadie, y son en buena parte responsables de que técnicamente esto haya salido adelante. Pero todos tenemos una sensación de pender de un hilo tecnológico que, ojalá, no se corresponda con la realidad.

Tenemos mucho que mejorar, entre otras cosas porque creo que nadie o casi nadie tiene aún cogidas todas las medidas a su nuevo rol y a su labor cotidiana (unos más que otros, por supuesto). Nos falta engrasar todos los mecanismos, desde la coordinación general hasta las rutinas personales. Falta hacer más horizontal una jerarquía que, por ahora, se me antoja demasiado vertical y rígida, lo cual no implica que quienes mandan dejen de mandar, sino que, cuando el ritmo de trabajo lo permita, habiliten mecanismos de escucha de las opiniones de la redacción que les aporten más ideas y que supongan un flujo de sinergias positivas para todos.

El tiempo nos dará ritmo, soltura y práctica en nuestros quehaceres, sobre todo en cómo contar historias con el nuevo lenguaje televisivo (para los que lo habíamos tocado poco o nada, porque otros compañeros/as ya tenían experiencia). También hay una parte de esfuerzo personal, y aquí cada uno hace su propia apuesta.

En definitiva, creo que lo que se nos pedía que hiciéramos, lo hemos hecho, en el plazo en que se nos pidió y pese a las difíciles condiciones en que nos hemos visto obligados a hacerlo.