Un documento de la CIA probaría la presencia de nazis en l’Hospitalet en 1946

Un documento desclasificado de la CIA encontrado en los archivos nacionales de Estados Unidos probaría la presencia de nazis en l’Hospitalet después de la II Guerra Mundial. Un documento que he dado a conocer en el programa ZOOM IN, de TV L’Hospitalet.

Una de las páginas del documento desclasificado

El documento forma parte de un amplio dossier sobre el nazi Martin Borman recopilado por diversos lugares del mundo durante años. En uno de los informes de la embajada norteamericana en Madrid durante el año 1946 se menciona a Borman de pasada (sin relación con la ciudad), pero se explica con detalle la presencia en l’Hospitalet y Barcelona de una red de nazis cuya intención podría haber sido activar algún tipo de acto de guerra bacteriológica.

La figura central de esa red habría sido una mujer llamada Elisa Turner, que también habría utilizado el nombre de Ivone Ranea (o Ivone Terron), y cuya residencia en el momento de redactar aquel informe era “the Villa Mercedes in Hospitalet (Barcelona)”. No he podido averiguar a qué lugar concreto podría referirse el documento, aunque aún hoy es fácil constatar en l’Hospitalet como algunas de las casitas bajas que quedan en la ciudad siguen llamándose de esa forma: el sustantivo villa seguido de un nombre propio.

Esta evidencia se une a otra ya desvelada por la filóloga e historiadora Rosa Sala Rose sobre un punto de paso y acogida de refugiados y de nazis fugitivos en el bar la Rambla, en la rambla de Just Oliveras, durante y después de la II Guerra Mundial y del papel que jugó en ella el hospitalense Antoni Puigdellívol.

De todo ello se habla en el programa ZOOM IN, que contó con la presencia de Rosa Sala y que podéis ver clicando en la fotografía superior.

Anuncios

Ha sido un placer trabajar contigo

Hoy ha sido un día difícil. Decir adiós siempre es difícil. Hoy le hemos dicho adiós a una de las personas más importantes de la comunicación en l’Hospitalet de los últimos 30 años: Marga Solé se ha jubilado.

Marga se ha sentado frente a mí en los últimos años, y hemos compartido momentos muy difíciles. Pero antes de eso, Marga se había cruzado ya varias veces de forma decisiva en mi vida: cuando me escogió como corresponsal de barrio y me hizo regresar a Ràdio L’Hospitalet, allá por el año 1985; o cuando me despidieron en 1993, siendo ella todavía directora, gracias a lo cual yo empecé a escribir libros de investigación; o cuando trabajamos en el equipo del Diari de L’Hospitalet, o cuando regresó a la redacción y compartimos espacio con dos mesas enfrentadas.

Hoy quería decirle muchas cosas, pero no le he dicho casi nada. Siempre que se deja todo para el final pasan estas cosas, las lágrimas no son un buen marco comunicativo así que los dos lo hemos dejado estar. Pero necesito escribir mis pensamientos en este mi blog personal, que para eso está también.

Hoy, cuando Marga ha abandonado por última vez el edificio de los medios, he sentido como se rompía otro de los eslabones de la cadena que me une con mi pasado en los medios de comunicación municipales de la ciudad. En concreto, Marga era el eslabón que unía su etapa como directora en Ràdio L’Hospitalet -de la cual todavía hay otros representantes en la casa-, con mis inicios en la emisora, allá por 1983. De entonces ya no queda nadie. Sólo yo. Todos se han ido, se han jubilado o han muerto. Y hoy, tras su marcha, me he sentido muy solo.

Otros tres libros recomendados para un nuevo Sant Jordi

Dicen que los periodistas somos un vasto mar de conocimientos de tan solo un palmo de profundidad, es decir, sabemos un poco de todo y casi nada de la mayor parte de las cosas… Las generalizaciones no son buenas, pero algo de eso hay. En fin, viene esto a cuento porque para este Sant Jordi, a diferencia de otros años, no voy a recomendar libros directamente relacionados con mi profesión. Mis tres recomendaciones de este año son tres ensayos de materias tan diferentes como la economía, la filosofía y la tecnología, por si algún periodista tiene interés en que su mar sea un poco más profundo en algunas zonas. Aquí van.

Portada de El libro prohibido de la economía

Mi primera recomendación es El Libro Prohibido De La Economía, del economista y escritor barcelonés Fernando Trías de Bes. Se trata del premio Espasa 2015 de ensayo y, como reza su comercial subtítulo, pretende explicarnos “lo que las marcas, los bancos, las empresas, los gobiernos… no quieren que sepas”, sobre economía, claro. No me acaba de convencer la estructura que adopta el autor, intercalando las explicaciones entre una serie de definiciones oficiales y prohibidas de los conceptos económicos más comunes, pero tampoco estorban. Lo que de verdad interesa es descubrir o profundizar en esa economía de cada día con pocos o nulos escrúpulos que todos sospechamos pero a la que pocos le intentan poner el cascabel. En este caso, Trías de Bes lo hace con soltura y de forma muy didáctica, desde los trucos de los supermercados para que la gente compre más a las formas encubiertas de cobrarnos por todo, los sobreprecios que soportamos los consumidores, la ingeniería financiera, los desequilibrios de los impuestos…

Trías de Bes pretende limpiar la imagen de la Economía como ciencia, concebida para mejorar al servicio del rendimiento humano pero que ha acabado por convertirse en una herramienta para la protección de los intereses de Gobiernos, grandes empresas o clases dirigentes. Algunas de sus apreciaciones son discutibles, de hecho ha recibido duras críticas por su concepción de como debería ser el sistema fiscal, por ejemplo, pero posiciones ideológicas al margen, El libro prohibido de la economía tiene la virtud de poner orden a aquellas cosas que ya sabemos y a las que intuímos, completando el puzzle con otras que ignorábamos. Y además estimula el debate.

Portada de El ideal de la sabiduría

Mi segunda recomendación salta al terreno de la filosofía y del pensamiento, se trata de El ideal de la sabiduría, del escritor y filósofo frances Roger-Pol Droit. En esencia el libro del también profesor de ciencias políticas es un recorrido por ese ideal de sabiduría que encarnaron en otros tiempos, en otras épocas que se nos antojan ya muy lejanas, sabios como Lao-zi, Buda, Confucio, Sócrates, Salomón, Milarepa… Cómo los filósofos más modernos intentaron revivir esa idea, ese sueño, y, por último, qué queda de esa encarnación de la felicidad perfecta, de esos modelos de perfección. Si alguna vez se sienten perdidos en un bosque de mediocridad, esta es una gran lectura.

Portada de Abrir en caso de apocalipsis

Mi última recomendación para este Sant Jordi 2016 hace un triple salto para pasar del espíritu a la máquina, a la tecnología que nos ha hecho llegar hasta aquí. Su título es más sugerente que acertado a la hora de definir lo que encontraremos dentro: Abrir en caso de apocalipsis, del astrobiólogo y divulgador científico británico Lewis Dartnell. El libro se vende como “una guía rápida para reconstruir la civilización que transformará nuestra comprensión del mundo y nos ayudará cuando este ya no exista”. Se refiere a cuando una pandemia, un meteorito o quizás una guerra nuclear transforme el mundo en algo bien diferente a lo que conocemos. En realidad, el libro no es bien bien eso. A menos que el lector sea un diestro ingeniero dudo que pudiera sobrevivir con su ingenio y este libro, sin embargo sí que es cierto que tiene un acierto notable: recoge en un volumen la esencia de lo que la técnica y la ciencia han hecho por nosotros, y cómo lo han hecho.

Es un libro básicamente de técnica industrial, de ingeniería, de tecnología básica, pero explicado con una excelente visión didáctica y con decenas de fotos e ilustraciones, muchas salidas directamente de los grabados con que se ilustraban los tratados en el siglo XIX. Es cierto que hay una cierta ligazón de todo lo explicado con los problemas a los que se debería hacer frente tras un final catastrófico de la civilización, incluso hay algunas disgresiones sobre cómo podría ser ese final y qué diferencias habría entre uno y otro, pero que no les engañe el título, Abrir en caso de apocalipsis es un regalo muy bueno para alguien interesado en la tecnología y en los conocimientos sobre los que se sustenta nuestra existencia.